martes, junio 03, 2008

Desvanece el imperativo


Justo cuando estaba convencida de que no me quedaba ningún sentimiento, derramé las lágrimas de años de ojos secos, carentes de cualquier manifestación visible de que me removían el alma. Y no sólo lloré tu pérdida, lloré la mía. El cumulo de recuerdos había vuelto a mi mente que intenta dejarlos atrás, y perderlos en lo más oscuro del inconsciente. ¿Habrá gente que me haga reír tanto o simplemente que me haga moverme de mi apatía crónica?

De tan sólo verte sentada, con tu mirada perdida, emanando todo tu arsenal de sentimientos sanos; volví a creer, no sé si en algo en especial, pero tenía la sensación de estar confiando. De ser capaz de rescatar la irracionalidad que tiene el alma al manifestarse. No cumplí mi cometido, no te dí las fuerzas para seguir, sino que me desarme en tus brazos. Me desarme en la memoria continua, y en el regreso. ¿Cuanto tardaré en partir? - me preguntaste con los ojos. Y yo no supe responderte, probablemente sea pronto. Pero sabes más que nadie que no es algo que pueda evitar.

Y me entendiste, me volviste a decir que yo nunca me iba, pese a que pretendía hacerlo. Que no era capaz de separarme de lo que sentía mio, y que volvería a la primera llamada que hicieras. Que regresaría de donde estuviera, y correría a recuperar todo lo que tenemos. Por esa razón jamás olvidé tu número de télefono, tu dirección, tus cartas, tus sonrisas, tus lágrimas.

No me comprabas mi frialdad, sabías que era sencillo fracturarla. Soy una parodia de mi misma, soy una caricatura del snobismo y la intelectualidad. Pero en realidad, tú y todas ustedes, sabían que la apariencia no es capaz de contener a la escencia.

Y volví, con mis ojos llenos de lágrimas y un 'te quiero' en los labios, que pronuncie para que sólo tú me escucharas.

2 boinas han plasmado su saliva:

Bego Pessis dijo...

esa fue la coté de la que yo me hice amiga...

am_arte dijo...

te quiero, deja que los vacíos lluevan, te quiero, es lo único que me interesa que sepas de mí... te beso