viernes, noviembre 06, 2009

Democratizacion en las redes sociales?

Las redes sociales tanto Facebook como Twitter, han abierto las posibilidades de comunicación e interactividad entre amplios grupos de población. Esta incidencia en las formas de dialogo entre las personas, se ha propuesto como una democratización real y fáctica dentro de internet mismo, por el hecho de que permite la relación de grupos socialmente identificados que en otras instancias se separarían a causas políticas, sociales o económicas. Y no ciertamente debido a fronteras que el sujeto propone, sino por el hecho de que la sociedad se articula jerárquicamente, incluso en la representatividad política. Pero, es cierta esta democratización? O es que las fronteras nos separan de distinta manera a cómo lo hace en la vida diaria?

Hay que partir con la premisa de que pareciera que todos somos iguales en internet, por el hecho de que el acceso a estas redes es democrático en el sentido de que cualquiera puede ingresar y no tiene prohibiciones propias de los sitios para hacerlo. Sin embargo, en estas redes se producen dos efectos que destruyen la teoría de una verdadera democratización cibernauta.

Primero que todo, Twitter se articula desde la presentación de sí mismo, en sus distintas actividades o interés en el día; datos que influyen a determinadas personas dependiendo de los “followers” que se tenga. En un principio, pudiera parecer que cualquiera puede influir en esta red social, ¿pero en qué medida? No todos tienen la posibilidad de tener una impresionante cantidad de seguidores, sino que eso está limitando principalmente a figuras del espectáculo o figuras que se manejan bien en el ámbito mediático. Dichos sujetos llegan a cifras de 12 mil o más seguidores, lo que implica que su incidencia en Twitter es mucho mayor a los que tienen entre 100 y 500 seguidores. Entonces, si twitter se basa en la influencia y en los seguidores que compartan la información enviada; es claro que aquellos que juegan un mayor rol son los que tienen más, por lo que finalmente son ellos los que manejan principalmente el dialogo. No puede ser democrático en la medida que no todos tienen la misma influencia, y son unos pocos, los que se manejan totalmente y comparten mayor cantidad de información tanto cuantitativamente como cualitativamente. Hay una jerarquía impuesta, que incluso se ve en las ‘listas’, donde los que tienen mayor incidencia se repiten en éstas; dejando de lado a todos aquellos que no son tan seguidos, aunque posteen lo mismo en cuanto a cantidad. Twitter no puede ser democrático, porque no se formula desde el discurso masivo, sino que la masa tiende más a recibir información que a otorgarla, siendo este grupo selecto quien se encarga de manejar mayor información y traspasarla en la red.

Facebook, en tanto, tiene otra dinámica. Centrada a crear redes sociales más complejas, por el hecho de que generalmente la información que se otorga en sobre sí mismo y el rol que cumple dentro de sus actividades. Tiene más recursos en cuanto a imágenes, juegos, videos; pero no se enfoca en traspasar información, sino que a interactuar con grupos de amigos o grupos más abiertos. Generalmente los que en Facebook tienen mayores amigos son los famosos, más televisivamente; pero el diálogo que se forma es más bien unilateral. No puede ser democrático porque no existen instancias para que lo sean, en esta red no hay dinámicas de influencias, sino una especie de presentación selectiva por parte del autor, que les entrega a los demás en forma de curriculum cibernético. Aparte de los grupos que se forman o los eventos, Facebook se centra en catalogar a la gente, según sus preferencias y sus selecciones a qué pertenecer, colándose en toda estas actividades el posicionamiento social que se tiene (quiéralo o no) en la vida real. Uno se presenta, quizás sin darse cuenta, con las mismas creencias que tiene en la vida real, pero siempre tratando de dar ‘la mejor imagen’. En facebook se presenta con máscaras, con la selección propia de lo que se quiere mostrar. Ante el enmascaramiento, es difícil hablar de una democratización, porque ninguno se muestra tal como es, sino como uno quiere ser o lo que uno quiere destacar; por lo que es probable que si dos amigos de facebook que no se conocen en la realidad se topan en la calle, no serán quienes parecieran ser tanto en imagen como en contenido. Ante esto, la idea de que todos podemos ser iguales en internet, se desvirtúa y deviene en en un juego particular de enmascaramiento y de engaños sutiles hacia la comunidad. Donde por tanto, no hay igualdad de condiciones, ni veracidad en el discurso. En facebook uno puede ser lo que siempre soñó, y si es amigo de gente que no conoce en la vida real; es fácil pasar ese engaño como verdad. Y a falta de información real, es difícil completar una verdadera democratización, porque las partes no están dialogando en igualdad, sino que conversan en un posicionamiento idealizado y lejano a la completa realidad de lo que el individuo es.

9 boinas han plasmado su saliva:

Marcelo dijo...

Así es. Desde la perspectiva que planteas (la que suscribo mayoritariamente) la posición del twittero frente a la red se asimila a la posición del individuo frente a la sociedad civil: En una perspectiva estrictamente política, "democrática" desde que se tiene derecho a deliberar; pero a la vez alienante desde lo individual ya que -salvo que seas o te hagas "popular"- a nadie le importará, potencialmente, tu opinión.

Facebook, por otro lado, se asimila -en mi humilde concepto- a la posición del individuo frente a las microsociedades, o grupos cerrados. Así, el adolescente frente a su clase y su conjugación de apariencias (más o menos plausibles); o el adulto banal y sus demostraciones de opulencia frente a su grupo de trabajo o sus "amigos".

La curiosidad es que ambos mundillos, desde fuera o dentro, atraen.

Saludos. Buen blog.

Sebastián Bravo Grau dijo...

Interesante perspectiva desde un punto de vista cuantitativo. Me parece que si bien no son perfectamente "democráticas", mi opinión y experiencia personal, es que a través de estas redes sociales, sí puedo escuchar, leer, saber qué piensan, personas que no aparecen en los medios masivos de comunicación. Y he ahí la imperfecta (incompleta) "democratización".

Saludos, felicitaciones por la perspectiva.

Interferencia dijo...

En desacuerdo.
Principalmente porque disocias forma y fondo de los actores. Twitter y Facebook son democráticos desde su acceso. Dentro de este, no hay ningún régimen más que el autoimpuesto. Que, lo que @Marcelo llama "alienación de lo individual", sea el modo común de acción en un medio como Facebook es responsabilidad personal. Y claro, en Twitter, uno es responsable también de seguir o no a quienes consideren "relevantes". ¿Es acaso sólo vanidad lo que nos mueve a usar estas redes? ¿o de verdad creemos en el modelo participativo?
La tarea aquí es hacerse cargo de la calidad del contenido, más que de la masificación.

Saludos, gran perspectiva propuesta, ojalá siga el debate.

Gabriel dijo...

La democracia supone, entre otras cosas,derechos y garantías, en Facebook, Twitter y en, general, Internet, sólo existen directivas y protocolos que constituyen comandos que se deben observar para acceder e interactuar dentro de la red. Para que hablar de la existencia de garantías que protejan dichas "directivas" ya que es común que existan "violaciones" de identidad y otros delitos informáticos sin que sea posible, dentro de los márgenes de Internet, que puedan ser resueltos y sancionados.
Pero para los talibanes cibernautas no deben desanimarse, existen muchas cosas no democráticas pero saludables como el Fútbol y la muerte (que gran comparacion he hecho en esto último, no se en que estaba pensando)...
Bueno, un beso y saludos para la candidata

Bruz dijo...

Y eso todo lo escribistes tu??? .... Wow!!
Yo creo que está errado plantearlo desde el punto de vista si es democrático o cerrada.
Son participativas, pero lo que varía es cuan influente puede llegar a ser.
Lo interesante de Twitter es que todos están expuestos, y más interesante aún, es que están trabajando en mecanismos que posibiliten que hasta una persona que tiene apenas 1 solo seguidor, pueda llegar a muchos, apenas dependiendo del valor del mensaje que pueda dar en 140 caracteres.
Claro está que la mayoría de la gente lo que hace es escribir pura babosera en gerundio. Esos no llegarán a nada ni que tengan 1.100.000 seguidores.
Contenido, contenido... hay que escribir contenido.

Blasherr dijo...

this is it! ese lo disfrute bastante y comparto tus ideas. en cuanto al facebook y al twitter no me interesan esos temas. pero te keria saludar ya ke llevo tiempo leyendote y yo creo ke uno de los mejores ha sido this is it, gracias por tu constancia, siempre escribiendo nuevos blogs salud dos

Pescador de Ballenas dijo...

Verdaderamente nunca me he detenido a plantearme la democracia dentro de las redes sociales. Lo que desasosiega es no encontrarla fuera.

manu dijo...

entonces para que sea democratico uno deberia recibir todos los twitteos del mundo y tuitearle a todos los tuiteros del planeta y eso si que seria bkn

gonzalo dijo...

y si todos escribiéramos distintos capìtulos de un mismo libro?